#Guatemala asesinato de dirigente indígena: Personal de Hidralia Energía detenido

Fuente: Coordinación por los derechos de los Pueblos Indígenas. Guatemala.

 

GUATEMALA.- Dos miembros de la seguridad privada de la empresa Hidro Santa Cruz S.A., subsidiaria de la española Hidralia Energía, han sido detenidos, acusados de ser los responsables de la muerte del líder comunitario Andrés Francisco Miguel.

Este crimen fue el detonante de las movilizaciones de protesta, que sirvieron como excusa para decretar un estado de sitio en el municipio de Barillas (departamento de Huehuetenango), donde la transnacional pretende construir una represa hidroeléctrica sin el consentimiento de las comunidades.

Pinche aquí para mayor información sobre el caso.

La noticia se conoció una vez el Gobierno guatemalteco pusiera fin al estado de sitio, que duró 17 días.

Un conjunto de ONG del Estado español con trabajo en Guatemala señalaron la enorme gravedad del hecho de que una empresa española esté implicada en estos hechos delictivos, y demandaron los buenos oficios de la Embajada en el país para ayudar al esclarecimiento del crimen.

Además del hecho concreto de violencia, el caso despierta las dudas acerca del apoyo público que las empresas españolas reciben para su acción en el exterior a pesar de que, como es el caso de Hidralia, no sólo no respetan los derechos contenidos en el Convenio 169 de la OIT y en la Declaración Universal sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, sino que son responsables del hostigamiento contra dirigentes comunitarios.

Por su parte, Hidralia Energía ha evitado hacer declaraciones sobre los sucesos, pero en su página web sigue siendo posible dejar comentarios y observaciones sobre los sucesos en los que se ha visto involucrada.

#ejecuciones #extrajudiciales La Haya investigará en Colombia

http://internacional.elpais.com/internacional/2012/05/29/actualidad/1338319672_566705.html

Dice el Diario El País de España:

Una organización de derechos humanos pide a la Corte Penal Internacional que investigue por crímenes contra la humanidad los 3.345 ‘falsos positivos’ cometidos entre 2002 y 2008.

La Federación Internacional de Derechos Humanos ha pedido a la Corte Penal Internacional (CPI) que investigue los crímenes contra la humanidad cometidos en Colombia entre 2002 y 2008. En especial, se señala el fenómeno de los “falsos positivos”, las ejecuciones extrajudiciales, que durante dicho periodo, costaron la vida a 3.345 civiles, según cifras de Naciones Unidas. En su mayoría jóvenes y varones, fueron asesinados en el marco del conflicto armado colombiano que enfrenta a la guerrilla -las FARC- con el Ejército y grupos paramilitares. Las víctimas fueron falsamente identificadas como guerrilleros muertos en combate y presentadas como tales a la opinión pública. La Federación sostiene que el crimen derivó de la exigencia impuesta a las Fuerzas Armadas de mostrar logros concretos en la lucha contra la insurgencia. “Dado que los mayores responsables de las matanzas no son perseguidos a domicilio”, señala el informe de la organización, recién presentado en Holanda, “el caso sería plenamente admisible por la CPI”.