Tag Archives: Primavera Árabe

El poder mediático como soporte a las revoluciones en Medio Oriente

Artículo plubicado originalmente en: https://primerrespondiente.wordpress.com

Corregido para esta transcripción.

La categoría de  líder de opinión se está transformando totalmente en medio de la Era de la información, en ella se incluyen ciudadanos de a pié y ejecutivos de grandes corporaciones, es una apuesta por la conciencia de la humanidad hacia la desnaturalización de la barbarie vía el @ crowdsourcing, sin embargo, los humanos no hemos demostrado en la Historia un buen trabajo en multitud, ese es el reto.

El balance histórico que queda de los acontecimientos libertarios ocurridos en el año 2011,  y que por sus características continúan en proceso,   ha resultado clasificado por las voces más escuchadas en la sociedad como “Primavera árabe”, en alusión a la “primavera de praga” que pasó a los anales de la memoria colectiva como uno de los movimientos civiles que  en Checoslovaquia se opuso a la URSS y a sus aliados del pacto de Varsovia y que junto al Mayo Parisino del 68 (que se gestó como una protesta del estudiantado a las desigualdades en el sistema educativo y cuestionó el fenómeno en la sociedad entera), fueron emblemas de la oposición decidida de las multitudes al autoritarismo y a la desigualdad social. Pero estos acontecimientos han sido suficientemente documentados por expertos en el tema.

Lo que pretende el presente artículo es ahondar en una pequeña fracción de esta ola  libertaria,  los fenómenos que   unieron en forma  de vasos comunicantes muy precisos a los habitantes de oriente y occidente, doblegados por autoritarismos diferentes en su contexto, pero similares en los efectos sobre lo humano.  Más exactamente en algunos hechos desencadenantes como el papel que jugó un ejecutivo de Google en la promoción de las protestas que surgieron en Egipto a partir de la movilización de la opinión pública en Facebook, iniciativa que fue extendiéndose de forma casi sutil, pero muy decidida hasta un punto que se hizo insostenible todo un gobierno ( lo cual viene  con la inevitable abdicación de Hosni Mubarak). Todo ello sucedió por el manejo que dieron líderes de opinión a las Redes Sociales, coexistiendo en lo que casi podría llamarse simbiosis empática  de estos líderes de opinión con el contexto psicológico, político y social en   cada uno de los países que se han levantado. En el caso de Egipto, Siria y Libia, la participación se hizo masiva a través del uso de teléfonos celulares, lo cual también es bien conocido.

Los  aspectos que aparecen como relevantes que este hecho particular arroja como saldo para el 2012 y los años que vienen, es en realidad el entrecruzamiento de dos elementos, la figura del individuo en la multitud y el papel de los líderes de opinión

La figura de Wael Ghonim quien estuvo al frente

wael gohim

del Sitio de Facebook que promovió las protestas contra el gobierno de Egipto, como se puede citar con muchos ejemplos, entre ellos el afamado grupo organizador de las marchas de 12 millones de personas el 4 de Marzo de 2008 en Colombia, resultan en una iniciativa particular se convierte en una bola de nieve que lleva a una convocatoria de talla inimaginable más allá de la “mediósfera”.

Los líderes de opinión eran considerados como portadores de una pequeña y limitada capacidad de influencia por los estudios de comunicación y las industrias culturales hasta los años 80, (1), pero por todos ellos, estos intermediarios culturales y movilizadores de compras o adhesión a ideas tenían para ellos, a pesar de eso una influencia reducida a un pequeño grupo social mediado por las relaciones cara a cara con una potencial masificación.  Se veía de una forma compleja pero se seguía abordando de la manera tradicional como  una horda influenciable, aunque poco a poco  se comenzó a observar y a entender que no era así. Los fenómenos de participación ciudadana masiva revitalizaron el papel como sujeto político de cualquier individuo en las sociedades contemporáneas. Si las herramientas son una extensión de la mano y el cerebro humano, las tecnologías de la información y la comunicación extienden ese “poder” humano a nuevos límites, de una forma mucho más profunda en nuestra segunda naturaleza, la cultura.

La cascarita detrás de la multitud

Toda tecnología tiene sus riesgos,  sobre todo cuando se olvida su orígen y su uso: en el espectro de lo humano. El Crowdsourcing ya es un paradigma de glocalización, y  se presenta como una gran oportunidad para la humanidad, que integra a muy disímiles grupos, organizaciones, gobiernos y en algunos casos a “corporaciones”.

La muchedumbre aclama con una fuerza vehemente, pero muchas veces se ha vuelto autoritaria, podríamos traer ejemplos de la Historia, como la masacre perpetrada a nombre de la Libertad en la revolución francesa, momento en que hasta al señor Guillot, inventor de la famosa guillotina, se le acribilló sin mediar mayor defensa por estar entre los aduladores y beneficiarios de la corona, o la muchedumbre ebria que después del asalto a las cigarrerías de la carrera séptima en el 9 de Abril de 1948 (2),  se masacró a sí misma  casi inconscientemente a pesar del dolor por el magnicidio del que podría haber sido el líder “muerto” más carismático en la historia de Colombia, y abriendo esa puerta, todas las violencias posteriores (previa cuenta de las guerras civiles del siglo XIX).
Puede ser una exageración llevar a estos límites las acciones colectivas filantrópicas de las que muchos   hiper o hipo  conectados participamos. El punto es, el efecto entrópico que lleva a encausar en la Historia las transformaciones en la sociedad, adaptando la estructura general, el Statu Quo a cada “desorden” que surge como factor de cambio. Por ello, los individuos, en sus relaciones cara a cara son un valor irrenunciable de los movimientos de trabajo colectivo, para que no se conviertan en una masa atenta, conectada, incluso, prosumidora, pero sin una postura crítica o ausente de un punto de vista propio.

Hay otros paradigmas que no se han derrumbado, como la vanidad, el afán de lucro y fama, la dominación masculina, entre otros elementos presentes en la cultura que han mantenido una misma estructura en nuestras sociedades, sean de oriente u occidente, la figura piramidal en todas las formaciones Histórico-Naturales.

Pirámide Normativa de Kelsen

(1) THOMPSON, Jhon B. Los Media y la Modernidad. Una teoría de los medios de  comunicación.
(2) GARCÍA MARQUEZ, Gabriel.  El 9 de Abril de 1.948